Sudán del Sur

Posted by

Rift-Valley Expeditions, 20 de febrero de 2022

Sudán del Sur, la última frontera. Paradigma del África más genuina y salvaje. Es un país poco visitado que constituye un territorio único donde coexisten y conviven numerosas etnias heterogéneas en cuanto a cultura y formas de vida.

Paradójicamente, la nación más joven del mundo cobija diferentes grupos étnicos que mantienen intactas sus costumbres desde hace siglos. A pesar de las similitudes existentes con las etnias del Valle del Omo y las zonas remotas del norte de Kenia, la larga guerra mantenida con el norte ha provocado que las etnias de Sudan del Sur queden aisladas del mundo moderno.

Territorio africano auténtico, donde la riqueza se mide en ganado y los guerreros se mantienen en guardia constantemente, este viaje único nos introducirá de forma segura en esta diversidad cultural, conviviendo y conociendo en profundidad cada etnia y sus particularidades.

Iniciaremos nuestra ruta en territorio Toposa, basados en el animismo, creen en un ser supremos vinculado a la naturaleza y a las almas de sus ancestros. Viven en una zona árida y su riqueza se mide a partir de las cabezas de ganado.

Pasaremos por el territorio de los Jie, una de las zonas más remotas, alrededor de las montañas Kanthagor, para descubrir y convivir con estas etnias durante dos días. Este grupo se dedica a la ganadería y a la agricultura de subsistencia basada en el sorgo.

Jornada tras jornada, conviviremos también con los Larim, una de las etnias más interesantes y poco visitadas del país. La vida de esta tribu gira entorno al ganado ya que comen su carne, beben su sangre y su leche, duermen en sus pieles y lo utilizan como dote en las ceremonias de emparejamiento. La estética tribal de los Larim es muy interesante, singular y con una gran personalidad.

Dejaremos las montañas de Boya para ir al territorio de los Lopit y los Paari, una población muy diezmada a causa de la guerra. Sus ceremonias son de las más coloridas e interesantes del país.

Culminaremos nuestra experiencia al norte del país, con la etnia Mundari, inconfundibles por su apariencia y sus escarificaciones. Los Mundari viven en total armonía con el ganado. Los jóvenes nacen y crecen entre el ganado, se alimentan de su sangre y de su leche, se lavan con la orina y hacen pequeños montículos de cenizas con las heces para ahuyentar a los miles de insectos que viven entre ellos. El ganado es una fuente de vida y lo entienden como una conexión entre ellos y sus dioses.

En definitiva, una experiencia única para viajeros expertos en la que descubriremos las últimas islas de resistencia cultural que quedan en el mundo.

* Salida internacional confirmada el 20 de marzo

Si prefieres visitar el país en marzo, tenemos una salida confirmada con un grupo internacional (el viaje es en inglés).

Si quieres más información escríbenos a [email protected] y nuestros expertos en destino te informarán de todo.