Etiopía

Posted by

Rift-Valey Expeditions, 20 de febrero de 2022

Etiopía es un destino diferente. Un viaje al más dispar de los países africanos. Origen de la Humanidad, puerta de entrada del cristianismo en el continente, ejemplo de variedad cultural y religiosa, Etiopía es también naturaleza salvaje, diversidad, riqueza antropológica y que, sin duda, sorprenderá gratamente.

La ruta del Valle del Omo Clásico es una inmersión a uno de los lugares de mayor riqueza antropológica del mundo y acompañados de la mano de guías autóctonos que nos facilitaran el contacto con la población local.

El viaje comienza en Adis Abeba, la capital del país, situada a 2.400 metros de altitud. Está ciudad resulta agradable y llena de sorpresas, es por ello que le dedicaremos tiempo.

Jinka será nuestro punto de partida en el valle del Omo. Partiremos hacia el parque Nacional Mago para conocer los Hana Mursi y los Mursi, famosos por los platos labiales de las mujeres, símbolo de belleza.

Continuaremos nuestra andadura hasta Turmi, capital de la etnia Hamer, tremendamente hospitalarios, se trata de una tribu de costumbres ancestrales, con idioma, religión y creencias propias. Especialmente llamativas resultan las mujeres, adornadas con gruesas trenzas de pelo coloreado ocre, faldas de piel y numerosos brazaletes en sus extremidades.

Hacía el sur, a orillas del río Omo, visitaremos el poblado Dassanech. Esta etnia forma una sociedad patriarcal, donde la autoridad recae sobre un grupo de ancianos denominados Ara. Uno de los detalles que más sorprende de los Dassanech son los peinados masculinos, que marcan el ascenso en el sistema de edad.

Durante el recorrido podremos visitar las excavaciones paleontológicas de Shkora. Un yacimiento donde se pueden ver restos de diferentes animales como elefantes o, incluso, Homo Sapiens. En la misma visita podemos incluir a los grupos étnicos Nyangatom y Kuyogu.

Seguiremos hacia Konso donde visitaremos una de las aldeas. Sus pueblos laberínticos son auténticas fortalezas que les protegen de las etnias vecinas. Ubicadas en la parte alta de las colinas basálticas, constituyen una espectacular atalaya sobre las terrazas de cultivo que las rodean. Los Konso continúan practicando el animismo, pese a la influencia cristiana que tienen desde hace décadas.

Dedicaremos tiempo para visitar el parque nacional de Nechisar Park y su recóndito lago Chamo, así como un safari en barca para ver hipopótamos, cocodrilos y aves diversas.  Antes de volver a la capital del país, conoceremos la etnia de los Dorze y sus singulares casas.

En definitiva, una visión única del sur del país en un fantástico viaje que se detendrá, asimismo, en mercados locales y ceremonias de gran valor cultural.